10 años de una nueva leyenda


[Finalizado]

Hoy se cumple una década de que Fernando Alonso debutaba en la Formula 1, en el Gran Premio de Australia del año 2001. Debutaba con Minardi siendo el tercer piloto más joven en hacerlo en la historia. Rápidamente, el piloto de origen asturiano tomó un gran impacto en la competición y los grandes empezaron a echarle un vistazo ya que algunos como Bernie Ecclestone ya lo comparaban con un futuro Senna y porque no era normal ver a un Minardi -uno de los equipos más modestos- acabando en 10º lugar, algo imposible antes para ese equipo. Tubo una conversación con Ferrari para ser el piloto reserva aunque todo acabó en una conversación verbal y el que realmente lo acabó fichando fue Flavio Briatore que lo llevó a Renault.

Entró a Renault en 2002 aunque esa temporada no es bien recordada por el español ya que la califica como una temporada perdida porque podría haber competido y se quedó como piloto probador. El año siguiente, en 2003 acabaría subiendo un escalón y sustituyendo al piloto de entonces de Renault, Jenson Button.

Aunque esa temporada fue una de las más especiales ya que el 22 de marzo de 2003 se convirtió en el piloto más joven en lograr una pole position y un podio en Fórmula 1, con 21 años, en el Gran Premio de Malasia. El 24 de agosto del mismo año, en el Gran Premio de Hungría, logró ser el piloto más joven en ganar un Gran Premio, con 22 años, aunque posteriormente le superaría en precocidad Sebastian Vettel al vencer en el Gran Premio de Italia de 2008. Por desgracia, en el Gran Premio de Brasil de 2003 sufrió el accidente más grave en su estancia en la Fórmula 1 al colisionar en la vuelta 55 con una rueda del coche de Mark Webber, que había sufrido un accidente anteriormente con un Jaguar y había esparcido los restos de su monoplaza por la pista. Sin embargo, este percance no le impidió conseguir un nuevo podio, pues la carrera se dio por finalizada con su accidente, y las posiciones finales fueron establecidas en una vuelta anterior al accidente.

Después de una gran temporada 2003 para él, confirmó el nivel de capacidad que tenía en la temporada 2004 en el que se descubrieron algunas de sus grandes capacidades, las salidas. En el GP EEUU el piloto asturiano logró una de las mejores salidas de la historia, remontando desde el 9º puesto en la salida hasta alcanzar el tercer puesto en la primera curva.

El piloto asturiano había causado algo muy grande, había conseguido que un país entero se uniera de nuevo en un mismo objetivo y que mucha gente se aficionase a las carreras de Formula 1. Pero fue en 2005 cuando todo el mundo se dio cuenta que tenían a un gran piloto que nunca habían tenido y es que había conseguido su primer título mundial de Formula 1, luchando con el Mclaren de Raikkonen y con el Ferrari de Schumacher aunque esa temporada no estuviese fino del todo.

Fernando Alonso conseguía de nuevo en 2006 otro título mundial, esta vez luchando pulso a pulso con el alemán Michael Schuamacher que ese año decidió retirarse al verse superado por un novato en la competición y ser sustituido por un joven piloto de la primera posición de la parrilla.

Aunque esta vez, Alonso, anunciaba que cambiaba de equipo, marcharía a Mclaren en 2007. Allí se pensaba que arrasaría a todos y que sería de nuevo campeón, pero el equipo y sobre todo dos piezas claves en él, causaron que esa temporada fuese un verdadero infierno para el ovetense.

En Mclaren coincidió con Lewis Hamilton que entraba ese mismo año en la competición de la mano de Ron Dennis. Dennis, rápidamente, confirmó a través de malas jugadas que tenía como a favorito al inglés Hamilton e hizo todo lo posible para impedir de que Fernando superase a su obsesión, Hamilton.

Fue una temporada centrada en las decisiones externas a la competición, estábamos todos casi más atentos a las decisiones de la FIA que en las carreras. Aprovechando la polémica, el ganador del campeonato fué Kimi Raikkönen que fue más listo que los otros al aprovechar el conflicto interno en Mclaren, los favoritos.

Fernando Alonso aprovechó la primera oportunidad para escapar de Mclaren y al acabar el año, confirmó que la temporada 2008 la disputaría en Renault, su antigua casa que le había dado sus dos campeonatos.

La nueva temporada no empezaba muy bien, el Renault ya no era lo de antes y ahora ya no ganaba a todos como pasó en 2005-2006.  Fueron unos años difíciles 2008 y 2009, Alonso caía en las posiciones mediocres de la parrilla y el coche no funcionaba como estaba esperado. Ese año 2008, también ocurrió unos de los momentos polémicos de la Formula 1:

Nelsinyo Piquet que estaba de debutante en Renault se vio obligado chocarse contra el muro de la carrera de Singapur por órdenes del mismo equipo para poder favorecer a Alonso, quién terminó ganando la carrera. Piquet, Renault y la prensa exageraron alguna información o inventaron cosas, pero después de hacerlo Nelson envió una denuncia al equipo por obligarlo a actuar así. Fernando Alonso no supo nada hasta que se supo públicamente y no participó de ningún modo en el caso.   Ese año, ganaba el campeonato del mundo Lewis Hamilton en la última curva del GP de Brasil ya que unos segundos antes, Felipe Massa era campeón.Fernando Alonso solo ganó 2 carreras ese año.

2009 parecía un año de resurrección para Alonso y Renault y se pensaba que tendrían un coche mejor con el que ganar carreras pero al ir pasando las carreras, se supo que no era como se esperaba. Renault había vuelto a fabricar un coche que no llegaba a las posiciones altas y mucho menos al podio, era uno de los peores coches de la parrilla en algunas carreras. El campeonato lo ganó Jenson Button con su BrawnGP, el equipo debutante que triunfó en su primer y último año.

Esos años sirvieron para endurecer el carácter de Alonso y para madurar. Para no ver que siempre puedes estar arriba y que también puede que caigas lejos de las victorias, de esa manera cuando hay una victoria, se tiene que valorar mucho.

Fernando acababa contrato con Renault y quería marcharse, y como muchos pensábamos des de hace tiempo, Alonso acabó en Ferrari. El equipo Italiano le abrió las puertas al asturiano y veían en él el mejor piloto que podían tener. Lo querían tanto que no les importó seguir pagando a Kimi Raikkonen por su contrato incluso que no corriese en la Formula 1 ya que marcharía a los Rallys. Además, Ferrari le daría un coche muy bueno para poder luchar por el mundial de nuevo.

Ha sido, esta temporada, una temporada de ilusiones al ver a Alonso adaptarse tan bien a su nuevo equipo desde 2010 y al ver que volvía a estar primero y con condiciones de ganar el campeonato mundial.   Al final, no se pudo conseguir al tener esa gran lucha con RedBull que había creado un coche casi perfecto desde el inicio. Como sabemos, Alonso fue a la última carrera como favorito de ganar el campeonato ya que estaba de nuevo primero en la clasificación, pero un error estratégico de Ferrari le hizo perder.

Aunque, no importa, tenemos que seguir mirando hacia al futuro y saber que tenemos a un gran piloto que seguro que este año hará todo lo posible para ganar el mundial de Formula 1 2011.

Jordi Alonso